miércoles, 8 de septiembre de 2010

Día 42: "Beilen, do I pronounce it correctly?"

No hija no, no lo pronuncias correctly. Nunca creí que llamarse Belén sería un problema, pero parece ser que en las américas sí. Me conformo con que pronuncien la silaba tónica en la primera 'e' y no en la segunda, la verdad no me importa. Pero no le nombres el acento si no quieres confundirlos más. En verdad, no sé por qué estaba nerviosa. Lo que más me ha sorprendido es ver a Sophomores y Seniors perdidos por los pasillos mientras que yo me manejaba tranquilamente, eso sí, nada de eso hubiera sucedido sin mi mapita. Bendito mapa. Y bendito el momento en el que el horario de Taylor y el mío ponía que ambas teníamos Gold Lunch (second lunch). Sí, gold. Gold and Purple. Como ya dije algún día son los colores del colegio, por lo que además de estar por cada rincón, también se le asignan al first lunch (purple) y el second lunch (gold). En cuanto llegué a la cafetería pensé que todo iba a dejar de ir bien hasta el momento. Cientos de estudiantes sueltos y aparentemente no veía ninguna cara conocida. "Let's text tay" pensé. La muy rubia no me respondía al mensaje y me comenzaba a sentir un poco sola. Pero afortunadamente empezó a sonar el móvil y era ella. Oh sí. Enseguida encontré a unas niñas y "comí" con ellas y Taylor. Qué asco, al ver que de la cocina solo salían pizzas, patatas fritas y hamburguesas, me sentí afortunada por tener mi propio sandwich hecho en casa.. jajaja. No porfa, me levantaré todos los días del año antes si hace falta para prepararme algo propio con tal de no tener que engullir comida de esa. Y hablando de comida. Comida, bebida, iPods, móviles.. permitido en todas las clases. Bueno, miento, en casi todas. Es como quien saca un lápiz de la cartuchera. Algo común. Y ya flipé, literalmente, cuando la profesora de Advisory nos recibió con una caja gigante llena de donuts de mil clases. Ah, eso sí, acompañados de piezas de frutas. Se deben de creer que así lo convierten en sano. Y luego le echan keptchup hasta a la pizza, hay que joderse. Sin duda, la clase que más me va a gustar es Photography. Una clase con aproximadamente 30 ordenadores Mac. Es una señora, algo mayor ya y con unas gafas antiquísimas. Y bohemia, muy bohemia. Y me encanta. Y me encantó más cuando nos enseñó la habitación oscura donde trabajaremos con fotos todo este año. Y cuando pensé que mis expectativas con la clase de fotografía estaban ya en lo más alto, me sorprendí cuando dijo que nuestra principal herramienta de trabajo iba a ser el Photoshop. Siempre he querido aprender, pero también siempre lo he encontrado imposible. Es la única clase de la que tengo "deberes", nos mandó llevar mañana a clase una foto hecha por nosotros. Asecas, no dijo nada. Después tocó la campana. Yo voy a llevar la que he puesto en este post. La saqué la última vez que fui a Seattle. Espero que le guste. A mi me encanta, por los detalles que tiene. La clase de Algebra fue sin duda una de las más divertidas, y por lo visto el profesor es uno de los más queridos por los alumnos. Qué alegría. Pero más alegre me puse al abrir el dichoso libro de 600 páginas y ver sus ejercicios. No tuve más remedio que reirme. Solo le eché un vistazo pero espero que no sean todos los temas como el primero, porque creo que todos nosotros hemos pasado las ecuaciones de segundo grado hace unos añitos.. jaja. DRAWING. oh. Drawing y Einstein. Sí, mi profesor es una copia barata del señor genio Albert. El pelo, la cara, las gafas, la bata. Todo el mundo me lo decía antes, pero no creía que fueran tales los parecidos. Además es la única clase que tengo con Taylor. Pero, ¿sabes qué?, creo que la clase de Drawing va a dar mucho de que hablar con este señor tan guay, por lo tanto, la dejaré para un post. Pasaré por alto US History. Porque va a ser aburrida, porque no me gusta la historia, porque el profesor no parece muy amigable, y porque es a las 7:45 de la mañana. American Literature me sorprendió. Mi odio hacia la clase de literatura un año atrás no se puede explicar con palabras, creo. Pero si que es verdad que poco a poco le fui cogiendo interés por algún motivo, supongo que por cómo me la explicaba mi profesora. Me gustaba muchísimo. Y creo que este año no va a ser menos. De la clase de Biology no tengo mucho que aportar, una chica muy simpática. Aunque me gustaría saber por qué motivo mi móvil empezó a sonar dos veces consecutivas en la clase mientras ella explicaba que los aparatos electrónicos no estaban permitidos en su clase... jjajajaja. Cómo no, Belén tenía que ser. Con la campana de las dos y cuarto no me podía creer que el día hubiera acabado. Autobuses amarillos, muchos, así como 25, a la salida del colegio. "Belenciña, estás en una peli", me repetí una vez más. No solo eran los pasillos plagados de gente y las taquillas los que me hacían sentirme como tal. Y me fui al gimansio. Pero me fui al gimnasio sin saber muy bien el rumbo. Caminé 25 minutos por calles principales, con los cascos puestos, sin saber muy bien a dónde me dirigía. Pero divisé el Starbucks que está justo al lado del gimansio y me di cuenta que sin querer, lo había encontrado. Más tarde me enteré que podía ir del colegio al gimansio en 10-15minutos. Bueno, visita turística al centro de Oak Harbor, supongo.
Ah, que alivio lo de no tener que hacer filas para ir a clase.

3 comentarios:

Elle dijo...

Qué blog más interesante! me encanta leer experiencias de gente en otros paises, ver las verdaderas caras de otras ciudades...
Tengo varias amiga suq etambién estudian fuera y el priemr día calcado, quejas de comida basura, profesores raros que permiten todo tipo de aparatos, y odio a la aburrida historia de america!! jajaa
Te sigo!!! Un beso

Lee dijo...

si llamarse Belen alli es un problema, llamarse Leire.. el verano que estuve alli todo el mundo me llamaba Liiri, o Lei-iri hahaha es todo tan distinto..
un saludo.

Ana Adrio dijo...

Belén jaja me aficioné tanto tantísimo a tu blog que me he sentido forzada a hacer el mio, te sigo va? espero que te lo pases genial alli y que sigas informandonos un beso :)