jueves, 19 de agosto de 2010

Día 22: Cómo ducharse dos personas en tres minutos antes de que les corten el agua.

La respuesta es fácil: en una ducha de mala muerte perdida en mitad de un camping en el lago Wenatchee, Washington State. Ya hace casi una semana que no me paso por aquí comentáandoos mi vida. La verdad es que no he parado en todo este tiempo. El domingo como ya os había contado, me fui de camping con mi host family al lago Wenatchee. Vino mi amiga coruñesa Bárbara con nosotros, y la verdad es que fue un puntazo. Escuchar a alguien hablar español-no-mexicano durante 48 horas ha sido como una carga de batería para el cuerpo. Además era muy gracioso ver como cada vez que entablábamos una conversación española, empezaban a salir tacos de nuestra boca. Es la necesidad amigos, había estado casi 3 semanas sin pronunciar una de esas. Las horas juntas se pasaron entre fotos, paseos perdidos alrededor del enorme lago y conversaciones sobre España. Sobre todo eso que echamos de menos y las diferencias. Preguntándonos por qué son tan sumamente vagos estos americanos hasta para cocinar pasta. La respuesta está en todos esos paquetes precocinados que tienen. Se creen que me voy a creer que con 2 minutos de microondas me sirve? Que se vayan olvidando, no me como uno de esos ni aunque me paguen. Las duchas fueron de lo más divertido. Teníamos que meter dos monedas de 25c y nos tenía que servir para ducharnos de pies a cabeza. Es un poco inaudito verdad? Lo mismo pensamos nosotras, pero lo pudimos superar a base de carcajadas que probablemente llegaron a España. Las conversaciones a altas horas de la noche no tenían desperdicio. Cuando todas las tiendas de campañas estaban ocupadas por sus dueños, éramos nosotras, las españolas, las que se iban a fuera con un par de sillas y una linterna a hablar. Y la pregunta del millón es ¿cómo empezar a hablar de extraterrestres y terminar hablando de tendencias que las chonis convierten en suyas? jajajaja.. fue de lo mejor, creedme. Hablar de las camisetas de I love my boy, de las blaziers, de las faldas altas, de las trenzas de Alexander Wang, o de las medias por encima de la rollida y ver como se fueron masificando fue muy gracioso. La parte menos graciosa viene cuando ya metidas en cama, se empiezan a escuchar aullidos no muy lejanos y se ven sombras de arañas por la tienda. Podeis reiros de estas peripecias, de hecho nosotras también lo hemos hecho.. y aquí es cuando una vez más decimos que esto no está hecho para nosotras y que somos más de ciudad jajajaja. Para variar los mosquitos me acribillaron, aunque Bárbara me ganó por goleada. Además, recalcar de nuevo eso de que el español está por todos los lados.. una señora se metió en nuestra conversación cuando nos escuchó hablar español en el baño. Siempre me ha gustado reflexionar, pero creo que he encontrado a la persona exacta para hacerlo frente a una hoguera comiendo esas nubes quemadas y creando planes, muchos planes..
Y bueno, creo que esto es un buen resumen de nuestro fin de semana. Espero que se repita pronto algo así, porque el español es como música para mis oidos en estos momentos.
Además, después de toda esta historia, me pasé por un pueblo alemán perdido por el Estado de Washington. Por lo visto, es uno de los destinos más llamativos para los turistas que se pasean por aquí.

Para terminar, una buena dosis de compras por Seattle el martes y el miércoles.

Ahora ya sabéis por qué tal ausencia estos días.

Have a nice day:)

Si te apetece leer otra versión de este fin de semana, puedes hacerlo en http://365diasenseattle.blogspot.com

2 comentarios:

Ania Alonso dijo...

Alaaa! Vaya suerte que tienes! qué sitio más genial no?
Cuánti tiempo te quedas ahí?
Yo soy de Galicia, pero también estoy fuera por una temporada...Amsterdam.. por eso me ha gustado mucho tu blog!
Un besazooo

Atenea dijo...

como mola! las fotos parecen el típico lugar de campamento americano!
Leí en tu primera entrada que estabas estudiando alli primero de bachiller, que envidia...!!!
Besos