jueves, 4 de noviembre de 2010

Día 98: ¿Tenéis Navidades en España?

Creo que lo mejor de esto son los títulos de mis días. Y no me lo invento. Te prometo que hoy me han preguntado eso. Y ya sabes como soy, algo irónica y puede que un poco sarcástica a veces; así que me digné a contestar: "¿lo siguiente que me vas a preguntar va a ser si tenemos agua en España?". De verdad, en momentos como estos pienso que cualquier día me pueden sorprender con algo nuevo. Pero dejaré de hablar de ellos, porque mucha gente por aquí me ha dicho que intenta traducir mi blog en en el google translator pero que se quedan como estaban. Menos mal. Esta mañana ha sido una de esas pocas veces en mi vida en las que me arrepiento de no tener la cámara conmigo. Raro en mí, ya sabes que es como mi hermana el trasto este. Creo que nunca me había sentido más feliz yendo hacia el colegio a las siete y veinte de la mañana. Ni en España ni aquí, donde mi alarma suena cada día a las seis y cuarto. Pero me desvío del tema. Son constantes los paisajes que se pueden divisar cada día por aquí. Resulta que todas las mañanas al adentrarme en Crescent Harbor Road mi cabeza gira automáticamente hacia la izquiera. Nunca se sabe lo que se puede encontrar. Un paisaje con bruma, un bonito amanecer, o.. quién sabe. Cualquier cosa. Cualquier cosa como la de hoy, no se me ocurre ningún nombre para eso. Las islas y montañas en el océano Pacífico no lo eran todo. Peculiar color el del cielo. Era ese momento en el que el sol aún no ha salido de entre las montañas y se empieza a divisar un intenso color rojo que asciende por todos los matices posibles del arco iris hasta llegar al claro azul de un cielo libre, sin una sola nube. "I need my camera so bad right now, dude!". Por cosas como estas, a veces hasta me planteo si merece la pena vivir aquí o tener un Zara en cada esquina de la ciudad. Y no me llames materialista.
Estoy agotada, por fin piso la cama. Día largo. Acabo de terminar de hacer una pequeña maleta para el fin de semana. Mañana nos vamos a Pasco, en el otro lado de Washington. El sabado es la competición estatal de cross contry y como ya sabes Taylor corre de top 7. Así que allí estaremos. Con nuestro purple and gold animando al equipo de Oak Harbor High School. Confío en que consigan el top 3 del estado. Siete malditas horas en coche. Aunque con todo lo que he conducido aquí, ya no me afecta. Móvil cargado. iPod cargado. Deberes, películas. Espero que siete horas den para menos de lo que en realidad es. Lo bueno es que no voy a clase; bueno, miento.. sólo first period. Y es que tengo que presentar un trabajo muy importante para historia americana. Estoy temblando. Si ya odiaba presentar trabajos de Lengua delante de ese 4º A que era como mi famillia; imáginate como estoy ahora. Más nerviosa que ni en los exámenes de mates del año pasado. Menos mal que les encanta este acento, sino moriría en el intento nada más empezar a hablar. Dame suerte, la necesitaré.

2 comentarios:

Loca por tu Ropa dijo...

Vaya experiencia estás viviendo...disfrútala!!
Besitos,
María

Tere dijo...

jaj me ha encantado esta entrada, desde luego las preguntas de la gente... pero bueno, si no saben mejor que pregunten jja!

me alegra conocer tu blog, asi que volvere pronto!

besitos:P