domingo, 7 de noviembre de 2010

Día 101: We r who we r.

El viaje a Pasco se pasó más rápido de lo esperado. Las siete supuestas horas se redujeron a cinco y media, y entre mis tonterías, las pelis, la música y pintar carteles para animar a Tay, el tiempo se pasó volando. Aunque creo que lo mejor fue la parada en Starbucks. Al pedirle el nombre a Paul, él respondió como Frank. Seguidamente Hannah dijo "Penny", siempre bromeamos con eso. Y llegó mi turno. "Can I ask you for your name please?", "Sure, Claire". Jajajajaja, es muy gracioso, aunque no lo entiendes. La historia de Claire la dejaré para otro día. Creo que después de todas las carcajadas la pobre señorita se dio cuenta que no estábamos muy en serio. Mi sorpresa fue llegar al hotel. Me recordó al Hilton en el que estuve en Nueva York con el resto de los 49 atrevidos gallegos que se decidieron a pasar un año en Estados Unidos. Creo que Hannah y yo descansamos lo suficiente en nuestra propia habitación como para poder animar ayer, sábado, a Taylor y el resto del equipo de Oak Harbor High School. Y dio su fruto, las niñas consiguieron tercer puesto en State. Ahora son las ocho y media, ha sido un día largo. Pero cuando digo largo no es porque haya estado muy ocupada que se diga. Echaba de menos un día de descanso, de quedarse en casa y no moverse para nada más que hacer los deberes o echarle un vistazo al Skype. Mañana lunes, lunes de nuevo. Creo que esto va muy rápido por las expectativas. Quiero que sea viernes automáticamente cuando el lunes aparece junto con la alarma del despertador. Pero en realidad no me amarga ir al colegio aquí. Y cuando me doy cuenta, es de nuevo realmente viernes. Semana tras semana. Claro, ¿así como no acabará rápido?. "Que medo!" diría un gallego. Ah, por cierto. Creo que no había comentado que el otro día casi discuto con la capitana de las cheerleaders. Está en mi clase de mate. Y bueno, ya sabemos que esas son un poco estereotipos. Pues bien, sutilmente introdujo algo así como "no entiendo mucho el sentido de ser estudiante de intercambio". Bueno, yo sé de unas cuantas que le hubieran dado unas bofetadas. O que hubieran dicho algo así como.. "tengo tu edad y sé el doble de cosas de la vida que tú". Pero simplemente me quedé en un.. "pues no sabes lo que te pierdes, guapa". Bueno no, el guapa lo acabo de añadir. Pero es que quedaba muy bien. Estoy haciendo oatmel chocolate chip cookies con Paul y el timbre del horno a sonado, así que me voy a la aventura. Me tomaré una en tu honor.

1 comentario:

Iria P. dijo...

Acabo de llegar a tu blog por medio de Lovely Pepa y ya me he hecho seguidora, no dudaré en leerte todos los días.

Yo también quiero marchar un año fuera, asi que a ver si tengo suerte de irme el año que viene a Milán con una beca de turismo.

Un saludo.